Una web sencilla para empezar

Tener nuestra primera web o emprender nuestro primer proyecto puede llevar mucho tiempo. A pesar de la motivación que nos produce, la cantidad de tiempo que invertimos se puede volver una cuesta arriba. Tiempo que querríamos invertir en lo que realmente nos gusta. Ya sea escribir, hacer fotografías, estadísticas de apuestas, vídeos para Youtube, etc.

Hacer una página web sencilla no es excesivamente complicado, pero sí lleva su tiempo. Aún así, cuando uno empieza todo es un mar de dudas y cualquier pequeño matiz u opción lo puede complicar todo como por ejemplo qué tipo de web necesito si estoy empezando.

Sabemos que queremos: una página básica, una web sencilla, que sea fácil de actualizar, que se pueda utilizar en diferentes dispositivos y que muestre toda la información que necesitamos.

Ahora que ya hemos trazado en varios rasgos lo que queremos necesitamossaber unas cuantas cuestiones básicas que nos ayudaran a elegir qué tipo de web necesitamos ¿Con qué fin voy a usar la web?¿Qué cantidad de material( fotos, textos, etc) dispongo ya? ¿Voy a dedicar tiempo a actualizar la web o quiero que muestre una serie de información general y ya la iré actualizando puntualmente?

La mayoría de la gente que se enfrenta a su primera web la coge con mucha ilusión y cree que va a estar agregando o creando contenido constantemente. Es muy frecuente encontrar blogs con varias entradas cuando se crearon, incluso varias el primer día y luego nunca más. La web sufre un abandono que da la sensación de dejadez, sugiere que esa página está muerta.
También es frecuente creer que uno podrá hacer la web más completa, más llamativa y con todos los efectos y excentricidades que se nos ocurran. Con el tiempo, dichos efectos y excentricidades no sólo pueden pasarse de moda, sino que descubrimos funcionalidades más llamativas que pueden ser incluso más útiles.

Dicho esto, vamos a recorrer las opciones que tenemos para este primer proyecto.

Página Única

La primera opción que disponemos es realizar una página única básica y sencilla para que comencemos el proyecto si no tenemos mucho material o disfrutamos con diseños minimalistas.

En una sola página mostramos toda la información de nuestro proyecto. Recorriendo con el scroll o barra de desplazamiento irá apareciendo información como nuestra presentación, las fotos, nuestras cualidades, nuestras inquietudes, incluso podemos integrar un formulario de contacto o redes sociales.

Es una opción muy recurrente que ha empezado a tener mucho tirón a raíz de la incorporación de los smartphones como dispositivo para navegar habitualmente por internet así evitas tener que pinchar enlaces y sólo tienes que desplazarte por la pantalla.

En cualquier caso, aunque tiene sus ventajas, no es recomendable si tenemos planificado agregar gran volumen de información o queremos actualizar contenido regularmente.

Sin embargo es perfecta como tarjeta de presentación en la red, de tal forma que tengamos un lugar a donde remitir desde nuestra tarjeta de visita o redes sociales.

Blog

La siguiente opción de web sencilla que tenemos es un blog para los que tenemos alma de periodista y nos gusta contarlo todo.

Si queremos documentar el crecimiento de nuestro proyecto o el desarrollo del mismo esta es la opción que necesitamos. Un diario de viaje, una página de noticias, una para compartir conocimientos, tus escritos o cualquier cosa que se nos ocurra.

Lo importante es que nos guste escribir y que lo hagamos motivados y con asiduidad. Las entradas con contenido nuevo es un material perfecto para volcar a las redes sociales y dar movimiento a nuestro proyecto.

El formato de las entradas es también de tipo extendido, así que favorece la lectura en los dispositivos móviles. Es innegable su atractivo, pero no nos dejemos engañar por las expectativas y valoremos si encaja con nuestro proyecto.

Un primer blog puede ayudarnos a crear el hábito, disfrutar de la experiencia, pero a medida que consolidemos nuestro empeño, es posible que necesitemos una estructura compleja para poder compartir el contenido, más allá de las taxonomías iniciales y convertir nuestra web sencilla en una web profesional de estilo literario.

De momento, para empezar, es perfecto para llevar al día las novedades y demás información relevante de cualquier proyecto.

Portfolio

Otra opción que podemos hacer es un portfolio sencillo para mostrar ese artista que tenemos dentro.

Un portfolio no es más que una galería donde mostramos nuestros mejores trabajos. Ya sea para mostrar fotografías, dibujos, artesanías o cualquier cosa que queramos compartir. A diferencia del blog, podemos colgar el contenido todo de golpe al principio o podemos agregar una parte e ir agregando más a medida que vayas teniendo nuevo material. Al igual que la página única es muy útil como página de presentación e ideal si decidimos agregar la web a nuestra tarjeta de visita o redes sociales.

Lo recomendable es agregar, además, una página de contacto si deseamos que los usuarios tengan la opción de podernos escribir y también otra página que hable sobre nosotros, el típico about o sobre mí que habremos visto miles de veces en las webs.

A medida que vamos teniendo inquietudes más profesionales, es posible que este modelo se nos quede corto y empecemos a notar la necesidad de tener un lugar donde remitir a nuestros usuarios, una web profesional artística donde además de nuestros datos podamos diseñar una estructura para organizar el contenido.

No obstante, si es nuestro primer portfolio y aún estamos empezando, esta opción es perfecta para tener organizado nuestro material, crear el hábito de tenerlo actualizado y poder compartirlo.

Web sencilla

Todas las opciones mostradas hasta ahora corresponden a páginas sencillas, pero quizás la opción que más tenemos en mente de una página web es precisamente una página web con un menú o menús  que nos llevan a otras páginas para ver el contenido.  Así que la última opción que tenemos para tu web sencilla como amateur es tu primera página web .

Crearemos una página de contenido por cada botón que queramos agregar al menú. En caso de que los botones estén relacionados podemos realizar una jerarquía entre ellos.

Esta página tiene una ventaja sobre todas las anteriores y es que es muy fácil su crecimiento progresivo. Podemos empezar con dos o tres pestañas e ir agregando más, a lo largo del tiempo.

También, según necesidades, podemos pensar en agregarle la funcionalidad de blog, galería, banners publicitarios, etc.

Personalmente creo que salvo que nuestro proyecto sea muy específico para las opciones anteriores, ésta es sin duda la opción más amigable y compatible con casi todos los proyectos.

Cada proyecto es único y cada uno tiene unas necesidades específicas, puede que nuestro proyecto ya esté consolidado necesitemos una página profesional directamente o puede que esta web reuna todas las expectativas que necesitamos.

En cualquier caso es una de las mejores opciones si lo que necesitamos en una página para empezar.

Hosting y dominio

Bien, ¿hemos pensado ya qué tipo de página web sencilla nos viene bien para comenzar? ¿O quizás nos hemos decantado por un diseño más profesional para empezar con ganas nuestro proyecto? En cualquiera de los dos casos necesitaremos un dominio y un hosting donde alojarlo. En caso que decidamos hacer un proyecto amateur, junto con nuestra página tenemos un dominio cortesía de sueñadoteca incluido del tipo tudominio.sueñadoteca.es que puedes utilizar si decides acogerte al plan de cms de wordpress y durante el tiempo que sigas manteniéndolo que también viene incluido el primer año con tu página amateurs. Aquí puedes informarte de las diferentes opciones que dispones si prefieres contratar otro tipo de opciones:

Hazte con tu página web sencilla por muy poco: